Con los tratamientos médico estéticos conseguimos mejorar la autoestima.

La cara es una estructura que se debe tratar en un todo, aunque solo estemos trabajando una parte. La misión del médico estético será estudiar la repercusión que puede tener la modificación de un punto y qué actuaciones se deben realizar para armonizar con el resto.

Cada caso es único, cada rostro por sus características, responde mejor a unos tratamientos que a otros. Depende de la edad a la que el paciente comience el cuidado de la cara y del problema a tratar, se utilizarán tratamientos más o menos invasivos.