,

Carboxiterapia, un tratamiento para adelgazar y rejuvenecer

La carboxiterapia es una de las mejores terapias para combatir celulitis, flacidez y grasa localizada. Es un método no invasivo que consiste en la aplicación del gas dióxido de carbono (CO2) por vía subcutánea mediante pequeñas infiltraciones en los tejidos afectos.

Al no producirse un drenaje correcto de los adipocitos, los desechos e impurezas se acumulan de forma líquida al principio para adquirir después una consistencia espesa o gelatinosa. La presencia de este gel con sustancias tóxicas no drenadas produce una irritación de los fibroblastos, que responden produciendo colágeno, dando como resultado unos puentes cicatriciales que traccionan y estrangulan a los vasos, dificultando aún más el metabolismo de dicho tejido y cerrando un círculo vicioso que da como resultado la temida celulitis piel con la piel de naranja.

Sabías que el dióxido de carbono puede convertirse en tu gran aliado de belleza?

La inyección de CO2, que es como se aplica la carboxiterapia, produce en la circulación una mejora del intercambio gaseoso, reestableciendo la microcirculación, aumentando la cantidad y velocidad de flujo sanguíneo y rompiendo el círculo vicioso que se produce en los tejidos afectos.
La mejora en el intercambio gaseoso permite que el CO2 sea utilizado para las reacciones metabólicas, entre la que se encuentra la combustión de las grasas ,a lo cual se suma la disminución de volumen del tejido entre los adipocitos por el mecanismo anteriormente expuesto. Esto da como resultado una mejora en la calidad de la piel, una disminución de volumen de la zona y el alivio de los síntomas que acompañan a la celulitis, como la pesadez .

Para la celulitis es el tratamiento estrella. También usado con muy buenos resultados para tratamiento de la alopecia, rejuvenecimiento de la piel, para la ojera oscura, grasa localizada, flacidez,estrías y rejuvenecimiento de la mirada.

Doctora Eugenia Prieto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *